Espectáculos

¡Mujeres chingonas y unidas en contra de la violencia!

Contentas, emocionadas, acaloradas, solas o acompañadas. Madres, hijas, tías, primas, amigas, llegaron al Domo de la Feria, para ser parte de la eucaristía femenina.

No fue un noticiero, no fue una obra, no fue un programa de televisión, simplemente tres mujeres, tres figuras públicas  compartieron a su manera los mandamientos que pese a todo las ha convertido en unas mujeres realizadas y chingonas.

Miss Zacatecas, fue la primera Rebecca, muy a su estilo discreto mencionó que su primer mandamiento es ser “Perfeccionarás el arte del desapego”, dentro de su participación expresó que tuvo varios abortos que hace tiempo abandonó la idea de ser madre a sus más de 50 años, se siente realizada con su trayectoria y poder ayudar a  través de su fundación a niños con cáncer.

Siguió el turno de la controversial  Zabaleta, la que dijo que “Honrarás a tu madre y padre”, es el mandamiento más importante la oriunda de Monclova, compartió que le costó trabajo salir de su ciudad para ser cantante, actriz, y conductora pues  sus padres lo único que esperaban de ella es que fuera una buena esposa y madre.

“Sea lo que quieran ser, sean las más chingonas ese es el consejo. Que hago tortillas las mejores, quieren ser puta sean la mejor puta. Yo decidí ser la mejor cantante no quería escucharme como todas”.

Susana demostró su talento cantando ópera, conmoviendo a los presentes que no dejaron de aplaudir.

Para cerrar con broche de oro llegó Adela Micha, con todo y su saga: “No puedo comenzar mi participación sin expresar mi descontento en contra de los feminicidios en México, según cifras cinco mujeres mueren diario en nuestro país por violencia ¡Basta!, por Ingrid, por Fátima, y por todas que han muerto en silencio ¡Basta!”.

Gesto que le costó la ovación del público. Un caballero se acercó y le entregó un mazapán de la rosa. La periodista inició aceptando que su carácter desde pequeña es controversial, no le gusta seguir las reglas, ni ser sumisa. Mencionó que su mejor ejemplo es su madre, ella no tuvo la oportunidad de estudiar.

Para Adela su principal mandamiento es “Santificarás el esfuerzo y trabajo”, se describió como una adicta al trabajo consecuencia que a veces le ha costado hasta su salud, matrimonios y momentos familiares.

Como buena periodista explicó que no hay días de descanso pues la información no descansa y disfruta de su pasión de informar. Se describió como una mujer arriesgada en todos los sentidos desde su manera de expresarse, vestirse, y maquillarse.

Admitió que es doloroso el paso de los años pero aconsejó que todos tienen derecho de hacerse todos los arreglos estéticos que deseen y por último pidió a las mujeres no vestirse a su edad.

Rebecca y Susana, subieron al escenario acompañar a Adela para pedir a todas las mujeres presentes que se unieran al movimiento “El nueve nadie se mueve”.

“Es algo histórico, es el inició de una nueva historia para las mujeres mexicanas, unidas lo vamos a lograr”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: